Inicio redakcja Carta de Asociacion Forum al Director del Diario El Pais.

Carta de Asociacion Forum al Director del Diario El Pais.

Compartir

Estimado Señor Director,

Nos gustaría expresar nuestras opiniones con referencia al artículo aparecido en El País recientemente. (http://cultura.elpais.com/cultura/2017/03/01/actualidad/1488388189_648943.html).

Sin ánimo de entrometernos en el trabajo del autor quisiéramos, sin embargo, añadir datos que, a nuestro jucio, faltaron en el artículo tergiversando la información y creando una opinión negativa sobre Polonia.

Durante la II guerra mundial Polonia se convirtió en el objetivo  principal de la barbarie nazi, por muchas razones, entre ellas el hecho de que  más de 3 millones de sus ciudadanos eran judíos. Es en el territorio polaco donde los nazis construyeron sus campos de exterminio, donde encerraron en guetos a todos los judíos polacos y muchos occidentales antes de yenviarlos a las cámaras de gas. 

Polonia era el único país europeo en el que ayudar a un judío estaba castigado con  la pena capital. A pesar de ello, hubo miles de personas que arriesgaban sus vidas, entre ellos Irena Sendlerowa que sacó del gueto de Varsovia a más de 2000 niños judíos, el matrimonio Żabiński, directores del ZOO de Varsovia (protagonistas de la película „Zookeeper´s s wife”) que salvaron a mucha gente, el escritor Jaroslaw Iwaszkiewicz, Zofia Kossak-Szczucka, que fundó la organización „Żegota” con el objetivo de ayudar a los judíos dentro y fuera del gueto,  la familia Ulm, asesinada por la gestapo por haber dado cobijo a dos familias judías, y muchas, muchas más  personas anónimas. Todos los supervivientes de la Shoah se salvaron gracias a sus amigos, vecinos o desconocidos polacos. Entre  los 20.757 Justos entre las Naciones hay más de 6000 nombres polacos.

Es verdad que  el triste fenómeno de extorsionadores, chantajistas, delatores, cazadores de judíos, ladrones y asesinos  existió  y no era nada mariginal. Las guerras, las situaciones límite sacan de algunos humanos sus rasgos más infames y diabólicos y más si pueden actuar con total impunidad. Como la portera de la  casa  de Zuzanna Ginczanka que delató a la poetisa ante la gestapo. Hubo muchas porteras, muchos chantajistas, mucha escoria. El Ejército  Nacional clandestino al darse cuenta  del alcance de tales comportamientos  rastreros impuso la pena de muerte para los desalmados.  Algunos fueron fusilados lo que frenó bastante este triste fenómeno. Finalizada la guerra muchos  extorsionadores fueron juzgados y condenados (entre ellos  la portera Chominowa, detenida  gracias al poema „Non omnis moriar” de Zuzanna Ginczanka donde figuraba su apellido).

La historia de la convivencia, o la vida en paralelo a lo largo de varios siglos entre polacos y judíos no fue ejemplar; pasó por épocas buenas y épocas malas, en los siglos pasados y aún después de la II guerra mundial. Sentimos vergüenza por Radom, Jedwabne y otros hechos… Hay sucesos que salen a la luz ahora, gracias al trabajo de los científicos. A veces resultan muy dolorosos, difíciles de creer. Somos partidarios de buscar y conocer la verdad, es la única manera de comprender.

Es imposible marcar una frontera que separe la cultura polaca de la judía. No hay un niño polaco que no se sepa de memoria los poemas infantiles de Jan Brzechwa, no hay amantes de poesía que no adoren a Tuwim, Leśmian o  Ginczanka y apasionados por la novela que no hayan leído a Bruno Schulz. El gran pianista Artur Rubinstein, en la  gran celebración de la creación de la ONU salió al escenario  con la bandera polaca y tocó la gran polonesa en honor de su país que no había sido invitado obligando a ponerse de pie a todos, incluida la delegación de la URSS.

Polonia de hoy  día es un país muy seguro para los judíos. Es quizás el único país europeo donde la comunidad judía crece rápidamente. En Varsovia está el Museo Judío más importante de Europa y el único teatro judío en Europa.  En Polonia hay dos  grandes festivales de cultura judía, en Cracovia y Varsovia. Nos gusta la cultura judía, la nuestra que  nació en nuestro país, y también la nueva que viene de Israel.

Con todo ello no pretendemos decir que no haya vestigios del antisemitismo en Polonia; sin embargo podemos asegurar que esta lacra del pasado va debilitándose.  Vamos por el buen camino.

Le saludamos atentamente,

Asociación Cultural Hispano Polaca FORUM

Elżbieta Bortkiewicz, Miguel Angel Pájares, Elzbieta Święcka, Janina Wierzchoś, Bożena Kochan. Leon Chylicki, Beata Wojtusik