Inicio redakcja Carta de la Periodista Grażyna Opińska al Director del Diario el Pais.

Carta de la Periodista Grażyna Opińska al Director del Diario el Pais.

Compartir

Grazyna Opinska Periodista

Estimado Señor Director,

La siguiente es para protestar para el ofensivo y difamatorio articulo , históricamente falso,

“Polonia reescribe su historia en la II Guerra Mundial”, de Guillermo Altares, publicado el 27 de

marzo.

Quiero subrayar que entre los mas de 20 mil Justos entre las Naciones de Yad Vashen, personas que

salvaron las vidas a los judíos durante el Holocausto nazi, hay 6532 polacos, mas que cualquier otro

país del mundo. Las historias de su coraje podría interesar a El Pais.

Muchos de los rescatadores polacos fueron mujeres , adolescentes y niños; entre ellos hay 700

personas que murieron mientras trataban de ayudar a sus vecinos judíos.

Durante la II Guerra Mundial, Polonia fue el único país donde ayudar a un judío era un crimen

castigado con la muerte.

En un país ocupado por los alemanes hubo grupos organizados como Zegota que tomaban medidas

drásticas y peligrosas para rescatar a las victimas.

WIktor Pilecki, miembro de Armia Krajowa (Ejercito del País) organizo movimientos de resistencia

en Auschwitz desde el 1940, y envio mensajes al exterior informando acerca de las atrocidades del

Holocausto.

Durante el Alzamiento del gueto de Varsovia, Henryk Iwanski dirigio acciones mas arriesgadas del

Armia Krajowa, en apoyo de los judíos.

Irena Sendler, una enfermera y trabajadora social polaca católica, ayudo y salvo a 2.500 ninos

judíos, prácticamente condenados a ser victimas del Holocausto, arriesgando su propia vida.

Jan Karski del movimiento de Resistencia polaco, informaba y alertaba al mundo libre sobre la

situación en el campo de exterminio nazi. Gracias a su misión, desde el 1942 los gobiernos del

Reino Unido y de los EEUU estuvieron bien informados sobre lo que estaba ocurriendo en

Auschwitz.

Hay historiadores honestos que afirman que un ataque directo contra los campos de concentración

o los carriles de trenes que llevaban a las victimas al campo y a la cámara de gas, hubiera podido

salvar muchas vidas.

Durante la II Guerra Mundial, Polonia era un país ocupado por los alemanes y los soviéticos.

Aproximadamente 6 millones de los ciudadanos polacos murieron durante la guerra, la mitad de

ellos (3 millones) judíos polacos.

Muchos judíos del este de Polonia murieron victimas de los escuadrones de la muerte nazis,

conocidos como Einsatzgruppen.

Se conocen algunas masacres, los pogroms, alentadas por los alemanes y llevadas a cabo con la

ayuda de los polacos, como el caso de Jedwabne. Aun asi no se conoce totalmente el grado de tal

participación que sigue siendo el tema controvertido. Los lideres judíos, por razones religiosas, se

oponen a la exhumación de las victimas de Jedwabne, necesarias para establecer la causa de las

muertes y la cantidad de personas asesinadas.

Las razones de antisemitismo (que no se excluyen en este caso), podría deberse a la cooperación

judía con los soviéticos que habían invadido a Polonia desde Este en el 1939, como a la instigación

nazi.

La historia de los judíos en Polonia abarca casi un milenio; comenzó con un largo periodo de

tolerancia y prosperidad para la comunidad judía del país y acabo dramáticamente con la

aniquilación en el siglo XX, durante la ocupación nazi de Polonia.

Polonia no necesita reescribir su historia sino darla a conocer, ante los que si quieren reescribirla

divulgando tendenciosos, insultantes e históricamente falsos libros y artículos antipolacos, bien

insertados en la era de la posverdad.

Atentamente,

Grazyna Opinska