Inicio Polecamy Carta del Prof. Dr. Grzegorz Bąk al Director del Diario El Pais.

Carta del Prof. Dr. Grzegorz Bąk al Director del Diario El Pais.

Compartir

Estimado Sr. Director del Diario El País,

              El País es uno de los periódicos españoles y europeos más importantes. Como tal debería preocuparse por el nivel de sus publicaciones. El artículo de Guillermo Altares titulado Polonia reescribe su historia de la II Guerra Mundial (25/03/2017) presenta una visión muy parcial de la historia de la Segunda Guerra Mundial y del debate sobre el pasado histórico de Polonia.

Al contrario de lo que pueda sugerir el texto, desde la transición democrática en Polonia se ha desarrollado un debate abierto y profundo acerca del pasado del país, un debate que no elude el tema de la implicación de ciudadanos polacos en los asesinatos de sus conciudadanos judíos durante la guerra. No sólo se publican importantes trabajos científicos sobre esta cuestión, sino que además representantes del Estado Polaco y de la Iglesia Católica pidieron perdón y expresaron su más firme condena de estos horribles crímenes y del antisemitismo. En 2001 el Presidente Aleksander Kwaśniewski en nombre del pueblo polaco pidió perdón a las víctimas judías por la masacre de Jedwabne perpetrada en 1941.

En el artículo no he leído nada sobre los Justos entre las Naciones, es decir personas que arriesgaron su vida para salvar a los judíos. Resulta que Polonia es el país que más Justos reconocidos tiene: 6620. Y es que a diferencia de otros países, en la Polonia ocupada los alemanes mataban al que ayudaba a los judíos y muchas veces a todos los miembros de su familia. Citaré tan sólo un caso. En 1942 en la aldea Markowa los gendarmes alemanes asesinaron a Józef Ulma, a su embarazada mujer Wiktoria y a sus seis hijos junto con ocho judíos a los que escondía aquella familia polaca. En realidad, el número de las personas que prestaron la ayuda a los judíos fue muy superior al 6620, pero no se pude determinar con exactitud, ya que se ha perdido documentación y muchas personas que podrían dar testimonio perdieron la vida durante la guerra o ya han muerto.

El autor del artículo se equivoca cuando escribe que la expresión “Campos de exterminio nazis en Polonia” es la correcta. La expresión correcta es “Campos nazi alemanes de concentración y exterminio”, ese es el término aceptado por la UNESCO. No fueron “unos nazis”, sino un estado concreto, Alemania (en aquel entonces gobernada por Adolf Hitler y su partido NSDAP) que ideó y llevó a cabo su plan de la “solución final de la cuestión judía”, es decir del exterminio de la población judía de Europa. Insisto, no fueron “unos nazis”, porque para construir los campos de la muerte y realizar el genocidio masivo de judíos además de los asesinos era necesario disponer de un aparato del estado, de las infraestructuras, de la administración…

Mientras que la Alemania nazi perpetraba el genocidio de la población judía, el Gobierno Polaco en el exilio en Londres informaba a las potencias aliadas de la situación y trataba de conseguir una intervención por parte de las potencias aliadas para parar el exterminio. La heroica misión del emisario Jan Karski, quien arriesgando la vida reunió la información sobre el Holocausto, no produjo ningún resultado, puesto que los líderes de los países aliados con el Presidente de los EE.UU Franklin D. Roosevelt a la cabeza no le dieron o no querían darle ningún crédito y no tomaron en cuenta su informe.

Durante la Segunda Guerra Mundial han perdido la vida alrededor de 5 900 000 ciudadanos polacos, la mitad de ellos eran judíos polacos, la otra mitad polacos (tampoco debemos olvidar el extermino de los gitanos polacos). Polonia ha combatido la Alemania nazi durante casi 6 años (septiembre 1939-mayo 1945), mucho más tiempo que otros países europeos, y también es el país que por haberse enfrentado a Adolf Hitler ha pagado un precio más alto que otros aliados. Por ello, el tema tratado en el artículo merece una exposición menos superficial y más seria. El autor debería aportar más voces de historiadores expertos y presentar con más profundidad la situación de la población civil en las tierras polacas ocupadas por Alemania.

Atentamente,

Prof. Dr. Grzegorz Bak (UCM)