Inicio redakcja Carta del Tomás Cortés Cascón al Director del Diario El Pais.

Carta del Tomás Cortés Cascón al Director del Diario El Pais.

Compartir

Muy señor mío:

Le escribo con la total convicción de que este texto jamás verá la luz en cualquier página web o de papel detrás de la cual se encuentre el diario “El País”. No nos vamos a engañar, los dos sabemos que la única verdad para este diario es la aborregada y siempre que, además, sea exquisita y políticamente correcta. Nada que no sea un texto “buenista” con profusión de “todos y todas”, “welcome refugees” o “solidari@s” no tiene futuro en un periódico cuyas principales columnas (los señores Polanco y Cebrián) ocuparon señeros cargos en el Movimiento (con M mayúscula) antes de descubrir como San Pablo la verdadera luz en el camino de Damasco (o “el Sol que más calienta en las puertas de la Moncloa” según mi humilde opinión).

Tras darle mi opinión sincera sobre su rotativo (que no tiene por qué coincidir con la suya… de cosas así trata la libertad de expresión) le mostraré la razón de mi queja: su artículo (por llamarlo de alguna manera sin incurrir en la grosería) “Polonia reescribe su historia de la II Guerra Mundial”. A estas alturas ya nada me sorprende. Incluso (se lo juro) he llegado a escuchar la versión de que “la Segunda Guerra Mundial comenzó cuando Alemania y Polonia se aliaron para invadir la Unión Soviética”. Pero el citado artículo me ha indignado… pero no me ha sorprendido… viniendo de donde viene.

No voy a darle mi opinión sobre el texto porque pienso que no puede ser usted tan estúpido e indocumentado como para creérselo. Soy consciente de que usted puede ser cualquier cosa, menos un estúpido. Si es usted un indocumentado le suministraré, con muchísimo gusto y a su petición, la información y bibliografía suficientes para que se forme una idea aproximada de lo que pasó en la Polonia ocupada (y no solo por los nazis, ya que los comunistas también “pillaron cacho”) desde 1939 a 1944. Lo que haya podido pasar desde 1945 hasta la caída del muro (incluyendo los actos de violencia contra judíos supervivientes que volvían de los campos de concentración para recuperar sus hogares) le ruego se lo apunte en la cuenta de la URSS o del Gobierno títere comunista polaco de aquella época.Menos mal, y digo menos mal, que no ha tenido Vd (al menos de momento) la desfachatez y la desvergüenza de publicar un artículo sobre los “Campos de exterminio polacos”, achacando a los polacos los crímenes de la Alemania nazi.

Como ya le he dicho, pongo la mano en el fuego porque no es usted un estúpido. Por eso me pregunto las razones que han movido a usted o a alguno de sus sicarios a la publicación de tan mezquino artículo. Solamente se me ocurre una que, conociendo la habitual deriva a babor de su periódico, me parece suficiente: Polonia tiene en la actualidad un gobierno sustentado por un partido de derechas… sí… no se lo voy a negar… muy de derechas (les puedo asegurar que el partido que sustentaba el gobierno anterior también era muy de derechas). El gobierno actual ha sido elegido por el pueblo (o por la gente… igual me da) en unas elecciones limpias y democráticas (no como las de 1936 en España y los dos sabemos perfectamente de lo que estoy hablando). Los ideales y los comportamientos del citado gobierno no convencen a “El País” y ya sabemos hasta dónde puede llegar la cólera de “El País” con todo aquel que no se adapta al único y permitido comportamiento progresista y buenista: ¡Guerra a muerte! No se me ocurre mejor manera de atacar a un gobierno polaco que proceder a dar la peculiar interpretación “paisita” del Holocausto. Espero que no le moleste que personalmente utilice el término “paisita” para calificar cualquier tergiversación interesada y malintencionada de la historia.  Es una verdader lástima (para “El País”, se entiende) saber que en Polonia la opinión de su medio de comunicación no le importa un ardite absolutamente a nadie.

Quedando a la espera de sus noticias, pero no de la publicación de esta carta, le saluda atentamente

Fdo. Tomás Cortés Cascón